Síguenos /
@culturaquito

‘Una normativa debe pensar en la gente como destinataria final’ afirmó Juan Martín Cueva, en el panel de ordenanzas y casas culturales

Organizado por el Núcleo Pichincha de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, en el espacio sociocultural “El Útero”, la Secretaría de Cultura del Municipio de Quito (Secu), participó en el panel sobre “Ordenanzas y casas culturales”, realizado el día 30 de octubre de 2021.

Los participantes tuvieron la oportunidad de exponer y  trabajar en mesas temáticas, de manera abierta y colaborativa, con el fin de establecer un diagnóstico del trabajo e incidencia de 12 espacios culturales independientes que son dinamizadores sociales, edificadores de redes de gestión colaborativa del arte, la cultura y la comunidad, en cada uno de sus territorios. Estos espacios son:

  1. Casa Mitómana, invernadero cultural
  2. Centro Cultural Casa Pukará,
  3. Centro Cultural El Útero.
  4. Centro Cultural Independiente
  5. Centro Cultural Isabel Yánez
  6. Centro Cultural Rompecandados
  7. DOMMO (plataforma cultural)
  8. Espacio Cultural Corazón de Fuego
  9. Ideario Urbano
  10. Kitu Tambo
  11. La Casa Catapulta
  12. Plataforma Cultural Casa Uvilla

En el panel estuvieron presentes la concejal María Paulina Izurieta, presidenta de la comisión de Cultura del Municipio,  Juan Martín Cueva, secretario de Cultura, Stalin Lucero, representante de la Fundación Teatro Nacional Sucre, Francois Lasso, director del Centro Cultural Metropolitano (CCM), Javier Cevallos Perugachi, director de Creatividad, Memoria y Patrimonio, y Viviana Panchi, directora jurídica de la Secu.

‘Una normativa debe pensar en la gente como destinataria final’, afirmó Juan Martín Cueva, mientras explicó que, durante mucho tiempo, en el Municipio se discute la normativa del uso del espacio público, como mecanismo de la sociedad civil han participado gremios del arte y la cultura, y se ha trabajado en la parte normativa, pero es necesario visualizar otros ámbitos.

Hace 5 años, se expidió la Ley Orgánica de Cultura, que establece un marco normativo general con consecuencias a nivel local, desde ese momento, ya se debatió sobre borradores y textos posibles de ordenanzas relacionadas con la cultura, patrimonio y artes. Se destacan líneas conceptuales como por qué el gobierno nacional y local tengan una normativa específica para la cultura.

‘Tenemos que responder a la disposición de la Constitución y la Ley orgánica de Cultura, que hace que el Estado tenga obligaciones de abrir, ampliar, garantizar el acceso de la ciudadanía a expresiones culturales diversas y de calidad’, afirmó Cueva, ‘el sector público debe asumir responsabilidades’.

Así se debería establecer una forma de relacionarse entre la institución pública y la ciudadanía, la gestión directa en cultura, en programación, en creación o en producción ‘que no es necesariamente la razón de ser, de la Secu porque no es una organizadora de conciertos, aunque así lo ha hecho y así ha sido vista por la ciudadanía así como por otras instancias públicas y privadas, sin embargo, tiene sus espacios y brazos ejecutores, que entran en el terreno de creación y producción’ afirmó el secretario.

‘Por ejemplo, cuando el Centro Cultural Metropolitano organiza una exposición es una gestión directa con artistas, obras, productores, proveedores, lo que trae consigo la contratación pública, pero la normativa de contratación pública en el Ecuador no está pensada para dinámicas culturales o artísticas, sino para construir carreteras, arreglar veredas, comprar mobiliario, pero no para dinámicas de contratación de arte y cultura. No es lo mismo contratación pública con fomento, estímulo, impulso a la actividad’, enfatizó.

Es distinto que la Secu apoye a un autor o editorial, para hacer una publicación de autores o creadores, que hacer una contratación pública. En el Municipio también se establecen premios y reconocimientos a la  actividad artística, creativa, trayectoria de algunos artistas, que se entregan en diciembre, pero eso tampoco puede ser confundido con la contratación pública, ni con el fomento, son  distintas formas de relacionamiento entre el sector público, la ciudadanía y las dinámicas de creación y producción.

Otro aspecto, puntualizado por el secretario de Cultura en este diálogo, fue la gestión del patrimonio y la memoria, responsabilidades directas del Estado, el cual debe hacerse cargo de la reserva patrimonial, ‘por eso existe, por ejemplo, el Instituto Ecuatoriano de Patrimonio (IMP), la reserva del CCM, con obras que pertenecen a la ciudad y al país’.

El mapeo final, del secretario Juan Martín Cueva, fue la existencia de un desorden en el organigrama de las entidades que conforman la Secu; ‘antes era parte de la Secretaría de Educación y Deporte, funciona el IPM, ex Fonsal; existen las fundaciones Fundación Teatro Nacional Sucre (FTNS) y Fundación Museos de la Ciudad (FMC), que trabajan con las políticas establecidas a nivel local pero que tienen su autonomía y forma de operación más directa. Existe el CCM, la Red Metropolitana de Bibliotecas (RMB), el Centro Cultural Benjamín Carrión (CCBC), el Parque Urbano Cumandá, el Centro Cultural Itchimbía, la Casa de Artes La Ronda, el teatro Capitol, la Casa de las Bandas, existe la oficina del cronista de la Ciudad, el Archivo Histórico Metropolitano, direcciones y unidades culturales de cada administración zonal. Un caos y desorden en el organigrama’. Además las casas culturales de administración independiente, teatros, salas, cines, etc., espacios que están vinculados con la normativa por temas de licencias, de permisos, autorizaciones, aforos.

A todos estos espacios, sobre todo a los del Estado, es necesario dotar de una ágil institucionalidad que beneficie directamente a la ciudadanía.

Por su parte Javier Cevallos Perugachi, explicó que una de las líneas de fomento más interesantes son las convocatorias públicas de fondos que son más abarcativas y funcionan como incentivos para la creación, distribución y producción artística y de gestión cultural y que precisamente se muestran en la convocatoria pública para la Agenda Cultural Participativa 2021, cuyos resultados se conocerá este 3 de noviembre.

 

Publicar un comentario