Síguenos /
@culturaquito

Conozca sobre el Proyecto de traslado y exhibición temporal de la escultura “La Lucha Eterna” al Centro Cultural Metropolitano de Quito

En el marco de las celebraciones del bicentenario, el Centro Cultural Metropolitano realizará la exposición “Que el Pichincha decora, memoria, geografía y afectos”. Esta exposición exhibirá obras creadas en el contexto del Centenario, además, documentos históricos, periódicos y revistas de distintas temporalidades y obras inéditas. La propuesta curatorial busca crear un diálogo, desde el presente, los conceptos, ideas y representaciones que se han ido construyendo en torno a la Batalla y a la imagen del volcán Pichincha. Es por eso que, como parte de la muestra, se ha previsto exponer la escultura La Lucha Eterna” creada por el escultor francés Edmond Emile Reynot, desde el 18 de junio hasta el 04 de septiembre.

 

Sobre la obra La Lucha Eterna

A inicios del siglo XX, las conmemoraciones públicas del Centenario de la Batalla del Pichincha de 1822, involucraron a diversos colectivos ciudadanos que buscaron dejar una huella material y afectiva sobre la ciudad, mostrando la nueva estética, visualidad y urbanismo, con una mirada moderna. Conocida como “La Lucha Eterna”, la escultura fue una donación de ecuatorianos residentes en París. Originalmente fue emplazada en el parque 24 de Mayo, hoy conocido como El Ejido y luego circuló por varios espacios de la ciudad. Fue concebida por el artista francés Edmond Émile Peynot (Le Creusot, Francia, 1850-1932) quien obtuvo el Premio Roma en escultura en el año de 1880 y cursó sus estudios en la Academia Francesa de Roma, Villa Medici, entre 1881 y 1884. Peynot no sólo realizó importantes esculturas en Francia, sino que fue autor del monumento a la Independencia Argentina “De Francia a la Argentina”, emplazado en Buenos Aires y regalo conmemorativo de la República Francesa. Una escultura previa en mármol con el nombre de “La Proie” (1888) (“La Presa”) fue presentada con ocasión del salón de Bellas Artes en la Exposición Universal de París de 1889 y reposa hoy en el Museo de Bellas Artes de Lille, Francia. La Lucha Eterna es uno de los hitos más significativos de la transformación de la mirada de la ciudad, en el centenario de la independencia.

 

Acerca la exposición Que el Pichincha decora, memoria, geografía y afectos

 

Lucía Durán, curadora de la exhibición, comenta que somos habitantes de un volcán, una extraordinaria geografía abraza nuestra vida cotidiana, configura nuestra memoria, define nuestros modos de ver y alimenta nuestros afectos. Tras el aparente decorado de unas faldas montañosas, que aparecen como telón de fondo de una postal de la ciudad, aparece un coloso. El macizo Pichincha es el testigo histórico de múltiples transformaciones y mutaciones: de la forma, del territorio, de la cultura, de las ideas y procesos políticos. Abraza un territorio que aparenta fijeza y resiste un paisaje desbordado por lo urbano. Distintas representaciones se han producido sobre el Pichincha a lo largo de por lo menos dos siglos. Paisaje, ilustración, fotografía, pintura y audiovisual han formado un sentido común visual de nuestra geografía andina. Sin embargo, en el propio volcán reside el poder de trastocamiento de la aparente fijeza de la naturaleza. El Pichincha es un teatro de memoria, del recuerdo y el olvido de los distintos proyectos de comunidad imaginados por las sociedades que lo han habitado. Escenario también de las coreografías públicas de memoria que disciplinan cuerpos y de la apropiación de símbolos que construyen sentidos patrios. También, de las disputas por la memoria, la geografía, la política y la identidad, y de las luchas cotidianas que transgreden el orden establecido, interpelan la historia oficializada, remueven la fijeza de los monumentos y transforman la sociedad desde la experiencia cotidiana.

 

La movilización temporal de la escultura seguirá el procedimiento para la autorización de movimiento temporal o definitivo de bienes culturales patrimoniales a nivel nacional y cantonal y los parámetros técnicos establecidos en el Art. 73 del Reglamento General a la Ley Orgánica de Cultura. Además, como parte de la labor en la conservación y prevención de los bienes culturales de la ciudad, el CCM, realizará el avalúo de la obra, mismo que será entregado a la ciudad.

 

 

Publicar un comentario