Síguenos /
@culturaquito
Good things happen when you narrow your focus
Welcome to Conference

Write us on info@evently.com

Follow Us

  /  Blog de la Secretaria de Cultura   /  La fe popular católica en su máxima expresión

La fe popular católica en su máxima expresión

El Viernes Santo Quito tiene su procesión religiosa más importante. Miles de fieles católicos son de una u otra forma parte de la procesión de Jesús del Gran Poder, organizada por la orden franciscana desde 1961. Fue el padre Francisco Fernández quien dio inicio a la tradición. Eran tiempos de cambio y este buen fraile franciscano buscaba cómo ofrecer a sus fieles un apoyo seguro. Intentó con la Virgen de Fátima, pero no funcionó, no convenció. Probó en seguida con la Virgen de Lourdes, pero tampoco despegó la devoción.

chucho-4

Finalmente en la sacristía de la iglesia San Francisco de Quito reparó en una escultura de Jesús de Nazaret a la que nadie parecía hacerle mayor caso. Es una talla antigua, hecha en el siglo XVII con palo de balsa. Es fruto de la gubia genial de un artista de la Colonia del que poco sabemos, apenas algo más que su nombre, el Padre Carlos. Para los fines que se buscaban, la imagen parecía ser propicia. El padre Fernández en seguida la bautizó como “Jesús del Gran Poder” (en alusión al evangelio de  Mateo 28:18 donde Jesús dice: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra”).

El promotor de la devoción visitaba lavanderías públicas y mercados populares. Para elevar la popularidad de la imagen, incluso inventaba peticiones que supuestos fieles le hacían al Cristo (pecado mínimo si se toma en cuenta la finalidad). Pronto no fue necesario ese recurso de mercadeo, pues las peticiones de los fieles, cada vez más devotos, empezaron a llegar cada vez en mayor cantidad.

Ese mismo año, en 1961, se realizó la primera procesión cargando la imagen del Jesús del Gran Poder. Desde entonces, se la ha realizado anualmente, todos los Viernes Santos, para recordar la muerte de Jesús. En la procesión, los cucuruchos son uno de los principales personajes. Ellos salen a caminar descalzos, cubriendo un traje morado que los mantiene en el anonimato. Salen dispuestos a expurgar sus pecados, muchos incluso se someten a castigos corporales y auto flagelaciones, que aunque son condenadas por la Iglesia no pueden ser controladas en la procesión.

chucho-2

Los cucuruchos cada año son más. Desde el 2010 son aproximadamente 1500 inscritos quienes desfilan en penitencia con los trajes morados. Ayunan y rezan antes de la procesión. También la presencia de las mujeres es importante; ellas asumen el personaje de las Verónicas que se conduelen del Señor en su camino al Calvario.